957 17 75 30
coropazyesperanza
actuaciones

EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE SEVILLA. EXPO92
PABELLON DE ANDALUCÍA
RECINTO DE LA EXPO'92

En Agosto de este año tan internacional para nuestro país el Coro se desplazó a Sevilla junto a la Academia y Grupo de Baile Trinidad Horcas. Desde el día 21 al 23 de este mes efectuamos dos pases diarios en el Pabellón de Andalucía, mañana y tarde. Antes de cada uno de ellos se realizaba un pasacalles por el recinto de la Exposición. "Era alucinante ver como los forasteros se introducían incluso dentro de nuestro grupo para hacer fotografías y grabar en vídeo".

Se nos estregó un pase de espectáculos que nos permitía la entrada y salida a la Expo durante estos días. Aún recordamos la bajada a los camerinos del Pabellón, estábamos como en una nube, había grandes espejos rodeados de bombillas al estilo de las películas y los teatros. Todo aquello imponía... era demasiado para un Coro que aun no había cumplido su primer año.

La actuación tenía como objetivo representar a Córdoba y ello acarreó aprender a cantar las danzas más representativas de nuestra provincia. Entre cada pase de baile el Coro interpretó canciones de su repertorio.

PORTUGAL
EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE LISBOA. EXPO 98
IGLESIA Y REAL MONASTERIO DE SAN VICENTE DE FORA. LISBOA
CASA PALACIO DE GALICIA. LISBOA.

El día 3 de julio de 1998 el Coro se desplazaba a Lisboa. Era la primera de sus salidas internacionales. Con motivo de la Expo'98 iba a celebrarse la 1ª Misa Rociera en Lisboa. Nos alojamos en un barco hotel de nombre Invicta atracado en el puerto lisboeta para tal evento. El día 4 el Coro disfrutó de la Exposición Universal visitando los diferentes pabellones nacionales y temáticos. A las 8 de la tarde hicimos presencia en la Iglesia y Real Monasterio de San Vicente de Fora para la celebración de la misa. La iglesia se hallaba repleta de españoles y lugareños que esperaban oír los primeros golpes de tamboril. El oficiante, de origen gallego, nos recibió amablemente e hizo la entrada en el templo acompañándonos con las varas de romero que lucían anudadas las banderas de España y Andalucía.

El altar mayor había sido adornado con flores amarillas y rojas, y en el centro presidía una magnifica imagen de la Blanca paloma. La Salve Rociera aportó el momento más emotivo de la Eucaristía junto con los temas dedicados a la Virgen del Pilar que se encuentra en uno de los altares del templo. Al finalizar los asistentes nos brindaron un fuerte y emocionado aplauso. En la empinada escalera que accede a la Iglesia improvisamos varias sevillanas que elevaron el ambiente haciéndolo más festivo.

En la gala posterior, centramos el repertorio en la representación a través de nuestras canciones de la Romería del Rocío. Para comenzar, el coro cambió de vestuario y tras apagarse las luces del recinto entró en escena portando velas encendidas que se depositaron ante la imagen de la Virgen. Más tarde desarrollamos un variado abanico de rumbas, sevillanas y fandangos. Los asistentes nos demostraron su cariño con una estupenda cena en la Casa Palacio de Galicia en Lisboa. El día 5, fue totalmente libre para poder conocer la ciudad. A las cinco de la tarde emprendimos camino de regreso a nuestro país.


imagen del coro imagen del coro

ESTADOS UNIDOS
UNIVERSIDAD DE COLUMBIA. NUEVA YORK.
ROCKEFELLER CENTER. NUEVA YORK.
CÍRCULO ESPAÑOL EN BROADWAY. NUEVA YORK.
CLUB DE ESPAÑA EN NEWAR. NUEVA JERSEY.
CATEDRAL DEL SAGRADO CORAZÓN. NUEVA JERSEY.

Es difícil incluso increíble hacerse a la idea de que una Asociación de cualquier actividad cultural va a atravesar el océano y llegar a actuar en la otra parte del mundo.

En Diciembre de 1998 el Coro parte hacía los Estados Unidos de América, concretamente a Nueva York. Tras casi ocho horas de avión llegamos a la "capital del mundo". A las cinco de la tarde, hora americana, aterrizábamos en el aeropuerto estadounidense Jonh Fitzgerald Kenenedy (J.F.K.). El traslado al hotel fue el primero de los tours por las principales avenidas, pudiendo contemplar la iluminación navideña de los más famosos hoteles, almacenes y lugares de la majestuosa ciudad.

Nos alojamos en el Hotel New York Service Center, en la 9ª Avenida. Nada más llegar nos indicaron que para hacernos al nuevo horario lo mejor era acostarse bien tarde y así lo hicimos. Al instante nos encaminamos hacía el Empire State Building; cien pisos y 433 metros de altura sin contar la aguja. Allí estábamos, algunos nos se atrevieron a subir, al gran mayoría lo hicimos en los lujosos ascensores y... jamás puede uno imaginar la grandiosidad de una ciudad que alcanza más allá de lo que los ojos pueden ver, todo es luz, es maravilloso, hacía un viento fuerte, la gente se afanaba por encontrar la Estatua de la Libertad y la verdad es que quedamos algo decepcionados, a lo lejos divisamos su pequeña silueta, era lógico ante la gigantez de las ya desaparecidas torres gemelas en el Word Trade Center.

El día 4 de este mes realizamos la primera de las actuaciones en la célebre y prestigiosa Universidad de Columbia. Tras la bienvenida del rector comenzó lo que podemos llamar una clase teórico-práctica de cultura andaluza. Entre cada serie de canciones intercalamos varias explicaciones de términos relacionados con el folklore, la historia y la religiosidad popular. Sin duda se creó un ambiente magnifico, incluso profesores y alumnos de la universidad se animaron a poner en practica los conocimientos adquiridos bailando con componentes del coro varias sevillanas. Al finalizar nos ofrecieron un aperitivo en las instalaciones universitarias. Concluida la actuación en la Universidad el autobús nos llevó al Rockefeller Center; quien no recuerda este lugar en las películas americanas, en el centro se imponía majestuoso el inmenso árbol de Navidad días antes inaugurado por la primera dama del país, debajo pudimos contemplar las pistas de hielo abarrotadas de niños y mayores en estas fiestas, que parecían haberse adelantado casi un mes. Bajo el abeto comenzamos a cantar, era extraño, un coro rociero vestido de lunares cantando villancicos a la Virgen del Rocío entre los rascacielos, más bien aquello parecía una película de Almodóvar. En un abrir y cerrar de ojos el publico se agolpó sobre nosotros, los flash de las cámaras se disparaban continuamente. Bailamos sevillanas y rumbas, incluso llegó a tal punto el ambiente que improvisamos el famosos tema "Macarena", los neoyorquinos bailaban y aplaudían, gritaban y no dejaban que marcháramos, subimos cantando al autobús y recordamos como un grupo de motoristas que hacía una exhibición de Harley Davdson nos rodearon y se pusieron a hacer "caballitos" y a saludarnos. Total estábamos en América y allí todo es posible.

Al día siguiente por la tarde y después de la invitación de la embajada de la más típica comida americana actuábamos en el Círculo Español en Broadway: Allí se habían congregado una importante representación de emigrantes españoles que disfrutaron de lo lindo al son de nuestros temas. Además de la directiva del Círculo y miembros de la Embajada, asistió el Presidente del conocido Desfile de la Hispanidad.

Nuestra última actuación tenía como objetivo celebrar la Festividad de la Inmaculada Concepción en la Basílica Catedral del Sagrado Corazón y el Club de España en Newark, Nueva Jersey. Cerca de dos mil hispanos abarrotaron la impresionante Catedral que emocionada se rindió en aplausos tras la celebración de la Eucaristía. Terminada esta nos trasladamos al Club de España donde intervinimos en un nuevo concierto de casi dos horas. Los restaurantes españoles prepararon una magnifica comida para nosotros que compartimos con todos los asistentes. Ellos supieron premiarnos con el calor, el cariño y una placa conmemorativa de nuestra estancia en Estados Unidos.


imagen del coro imagen del coro

ITALIA
EMBAJADA DE ESPAÑA ANTE LA SANTA SEDE. ROMA.
PLAZA DE ESPAÑA. ROMA.
BASILICA DE SANTA MARÍA LA MAYOR. ROMA.

En el 2003 el Coro retomó su proyección internacional viajando a Roma. Italia. La asociación emprendió vuelo en la noche del 25 al 26 de febrero, aterrizando en el Aeropuerto Fumicino, a las afueras de la capital italiana.

Ya por la tarde nos adentramos en pleno centro para conocer la ciudad, quedando maravillados ante la Fontana de Trevi, Plaza Navona y la majestuosa escalinata de la Plaza de España y a sus pies la Embajada de España ante la Santa Sede, lugar donde actuaríamos el Día de Andalucía.

El día 27 el Coro estaba en pie a las seis de la madrugada para viajar a Florencia. Podemos afirmar que es uno de los lugares más bellos del mundo: Palacio de los Uffizi, palacio Pitti, Palacio Ricardi, Plaza de la Signoria, El Duomo, La Academia donde pudimos ver el David de Miguel Ángel, Palacio Medici-Ricardi y por supuesto la magnifica Catedral de Santa María dei Fiori.

El día 28, Festividad de Andalucía los nervios estaban a flor de piel, por la mañana realizamos una ruta turística guiada por Roma: Panteón de Agripa, Campidolio, Foro Romano y Coliseo. A las seis de la tarde ya llegamos todos vestidos y ataviados en la impresionante Embajada de España ante la Santa Sede. Este edificio fue residencia de S.A.R. Alfonso XIII durante su exilio en Roma, por lo que ya pueden imaginar el lugar: Lámparas de araña del mejor cristal, tapices, damasco, salón del trono, capilla... bueno muy similar en estilo a las residencias reales del Escorial o la Granja. La verdad un ambiente bastante poco rociero. Sin embargo, la expectación suscitada había atraído a multitud de personalidades de la nobleza y la vida social y cultural de Roma: Dña. Pilar de Aristegui de Abella, Princesa de Pallavicini; Donna Gaea Bloszfeldt Pallavicini, Princesa Electra Marconi Giovanelli, Embajadores de Honduras; Alejandro Emilio Valladares Lanza Decano del Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede, Marqués Serlupi-Crescenzi, El Conde Enzo Capasso delle Pastene, la Condesa Marina Pavoncelli, la periodista Dña. Paloma Gómez Borrero y altos representantes del Vaticano.

El Ilmo. Embajador de España D. Carlos Abella y Ramallo nos presentó haciendo una bonita alusión al fax enviado por el Alcalde de Villa del Río; "Roma y Villa del Río unidos por el bello puente romano villarrense". Aquel maravilloso salón se transformó en el más intimo, inolvidable y emocionante rincón rociero... y entre canción y canción se hizo presente la Blanca Paloma, el camino, la Raya Real, la más blanca ermita e incluso sones semanasanteros de la escalofriante Saeta de Serrat. Terminada la actuación disfrutamos de un vino español y una riquísima paella que compartimos con los invitados. Más tarde nos dirigimos a la Plaza de España donde una gran multitud se agolpó para disfrutar de la música española más típica.

Tras un día de compras y de visitas al Vaticano y a los lugares más emblemáticos de la ciudad: Fontana de Trevi, Plaza Navona, el domingo 2 de Marzo nos abría las puertas de uno de los templos más importantes de Roma: La Basílica de Santa María La Mayor. Allí el sentimiento desbordó a los fieles que por primera vez pudieron aplaudir dentro de la basílica. Interpretamos varios temas en la escalinata, la gente lo pedía y nosotros accedimos. Aún con los trajes marchamos a la preciosa Fontanela del Palacio Borguese donde nuestra querida amiga Flora, nuestro paisano Juan de Lara y otros amigos improvisaron una magnifica y agradable comida de despedida.

La única frustración fue no poder ver al Santo Padre Juan Pablo II por problemas con los horarios del avión. Esto quedó aliviado cuando Mont. Señor D. Vicente Juan Segura medió para que el Papa nos regalara a cada uno un rosario bendecido por él.


imagen del coro imagen del coro

FRANCIA
CASA DE ANDALUCÍA. PARÍS.
IGLESIA DE LA MISIÓN CATÓLICA ESPAÑOLA. PARÍS.

La Festividad del Día de Andalucía de 2005 regaló al Coro otra de sus salidas internacionales. Tras varios meses de organización y de trámites con la Embajada de España en París el día 25 de Febrero emprendieron vuelo a la llamada "ciudad del amor" o "capital de Europa".

A las siete de la mañana despegaban del aeropuerto de Barajas hacía el de Orly, en la capital del país vecino, donde ya el traslado en bus al Hotel Mercure Bercy hacía presagiar uno de los viajes con mas interés histórico y cultural de los realizados.

Si recordamos, Europa vivía una de las mayores olas de frío en muchos años y Francia no estuvo ajena a ello. Esa misma tarde los integrantes del coro decidieron aventurarse a dar el primer paseo por París, y digo aventurarse porque no era fácil soportar las temperaturas bajo cero de esos días. Justo la noche anterior había nevado y el viento cortaba la piel; había que ver a la gente... enfundados en gorros, bufandas de lana, guantes y abrigos. Teníamos que disfrutar y paseamos por la explanada de "Los Inválidos" (lugar donde está enterrado Napoleón) para llegar a la siempre impresionante Torre Eiffel. Prácticamente todo el mundo subió hasta la segunda planta, llegar a la aguja era otra historia y más si unimos el azote del viento a cerca de trescientos metros de altura. Cuando subíamos por el ascensor parecía el despegue de uno los cohetes de la Nasa, daba la sensación de que de un momento a otro íbamos a volar... y así fue cuando pudimos disfrutar de la maravillosa vista de París desde "la torre de hierro". Por la noche la ciudad nos brindó la más maravillosa de las estampas que se pueden contemplar: París iluminado. Pilar nuestra guía hizo alarde de su profesionalidad manteniendo al grupo entusiasmado y con los ojos abiertos tras casi veinticuatro horas sin dormir. Fue como sumergirse en un libro de historia a través de un recorrido por el Ayuntamiento parisino y los puentes del Sena; iluminados especialmente con motivo de la candidatura olímpica de la ciudad... La Conserjería, el Museo del Louvre, el Museo D´orsay, los Grandes bulevares, la Opera, el Barrio de Montmartre; donde se encuentran los más famosos cabaret, la Plaza Vendôme; quizás una de las zonas parisinas más lujosas, etc...

Al día siguiente realizamos un recorrido por los lugares a los que la noche anterior no pudimos acceder: Jardines de Luxemburgo, El Trocadero, Los Inválidos, Plaza de la Concordia, Notre-dame, Campos Elíseos, Arco del Triunfo, etc... acabamos en la Casa de Andalucía de París, disfrutando de la amabilidad, el cariño y la convivencia de los andaluces que allí se dieron cita con un estupendo almuerzo con la comida típica española. A las cinco de la tarde recorrimos el Sena en barco y rápidamente tras un día frenético volvimos al hotel. Todavía la noche nos depararía la mejor de las sorpresas... ver París nevado.

El domingo, día de Andalucía, muy temprano volvimos a desplazarnos a Montmartre: el Barrio de los pintores, disfrutamos de la espléndida vista desde la colina en la que se alza la Iglesia del Sagrado Corazón. Justo al lado se encuentra la placita donde se dan cita los artistas, aprovechamos para adquirir alguna pintura y revivir el ambiente bohemio de los célebres pintores que anduvieron por aquellos lugares. Más tarde el grupo se trasladó a la Sant-Chapelle y Notre-dame. Rápidamente marchamos de nuevo al hotel; por la tarde teníamos la actuación en la Iglesia de la Misión Católica Española, conocida popularmente como "Ntra. Señora de la Pompe", organizada en colaboración con la Embajada de España que ya había difundido este acto a la comunidad española mediante carteles y octavillas.

A las seis y media de la tarde nos recogió el autobús, era algo insólito ver a un coro rociero por las calles de París, llegamos a la Iglesia y muchos españoles esperaban nuestra presencia. En sus caras pudimos ver la emoción al recibirnos y llevarles un trocito de su España, de nuestra Andalucía. A pesar de que ya era Cuaresma, el sentimiento nos embargó a todos e incluso durante la misa se pudo escuchar un "viva la madre que te parió" o aplausos que daban muestra de las vivencias del momento. Tras la eucaristía nos situamos en el altar mayor para interpretar el concierto previsto. Nada pudo contenerse entonces; recuerdo que una mujer nos dijo "mi madre ha vuelto hoy a sonreír y hacía años que no lo hacía", la verdad es que fue increíble. Estuvieron presentes el Cónsul General y el Consejero de Cultura de la Embajada de España, y multitud de personalidades de la comunidad española en París. Tras el acto disfrutamos de un cordial aperitivo en las instalaciones de la Parroquia, donde no pararon de felicitarnos y de mostrar cariño hacia nosotros.

Pero la estampa por excelencia quedo reflejada cuando de vuelta el Coro bajó del autobús en la explanada del Trocadero que antecede a la Torre Eiffel. Los turistas y parisinos se quedaron sin palabras al ver como en unos segundos nuestro coro vestido de rojo y lunares invadía el lugar. Fueron segundos porque el frió cortaba la piel, los flash no paraban de parpadear y mientras a cantar, formando el lógico revuelo.

Justo al lado del hotel había un pub donde todas las noches bajábamos a tomar una copa y poco a poco fuimos haciéndolo nuestro. Esa misma noche llegamos aun vestidos, pusieron nuestro disco y todos los turistas ingleses, irlandeses y los parisinos no pararon de bailar y cantar con nosotros hasta avanzada la noche. Por cierto noche muy larga... a las cuatro de la mañana saltaba la alarma del hotel y todos en pijama corrimos por la escalera de emergencia hasta la recepción. Gracias a Dios no pasó nada, solo el susto y anécdotas divertidas que quedaran en nuestra memoria.

El lunes marchamos al Louvre, bueno, describirlo en pocas palabras sería imposible y más si tu gente, nuestra gente, está allí compartiendo el arte contigo. Comimos en un restaurante cercano al museo y por la tarde de compras, como es normal en estos viajes. Prácticamente todo el mundo marchó a los Campos Elíseos para agotar el poco tiempo que nos quedaba en París. Al día siguiente volvíamos a España, los cinco días habían pasado muy rápido. Todo había sido como un sueño. De nuevo se había hecho realidad... el coro Paz y Esperanza había cumplido el objetivo de dejar el pabellón bien alto, el nombre de nuestro pueblo, de Andalucía y España.


imagen del coro imagen del coro
Diseño, Programación y Alojamiento : ETECNIA SL